APRENDIENDO SEXUALIDAD POR E-LEARNING

Dra. Olga Marega

Mucha gente se conoce por Internet y  se involucran afectivamente en relaciones amistosas y también  en relaciones románticas y amorosas.

¿Como es posible conocerse “a la distancia”?

Aunque ellos no conocen sus caras, sus cuerpos, y sus miradas en un primer tiempo, pueden conocer sus sentimientos, pensamientos y la forma de vivir la vida. Quizás seducen sus corazones y sus almas primeramente, conociéndose uno al otro “desde  su interior” según el contenido de las emociones expresadas en una pantalla.

¿Se puede entonces intercambiar “mucho mas que palabras”, a través de una forma de comunicación donde las personas no están en un mismo especio real?

Es bien sabido que para  educar acerca de la sexualidad, no solo es necesario brindar conocimientos de base científica. También es necesario lograr una apertura mental para   remover  viejos prejuicios (especialmente sobre la intolerancia a la diversidad, la inequidad de género, etc), e incorporar una actitud positiva sobre la sexualidad.  El aprendizaje debe ir más allá de lo intelectual, debe tocar las emociones y vivencias.

¿Es posible lograr esto mediante una educación por E-learning?

Hay 4 tipos de formas de hacer educación sexual: presencial, abierta, a distancia, y virtual (e-learning). Nada reemplaza la educación presencial, pero por diferentes razones (tiempo, distancia, razones económicas, etc), no todas las personas tienen las mismas posibilidades de poder acceder a ella. Especialmente docentes, que viven en lugares distantes de centros educativos para recibir educación actualizada.

La educación por e-Learning o también llamada virtual  a través de “cursos o talleres virtuales”, en algunos casos puede ofrecer mas ventajas que la educación tradicional a distancia posibilitando una comunicación mas directa y personalizada entre el alumno y el docente. Esta condición es muy valorable a la hora de intercambiar ideas y emociones tan íntimas como las relacionadas con la sexualidad. La visión general sobre los cursos por E-Learning es conservadora e incompleta, considerando que es sólo una manera de transmitir información y no una herramienta para  generar y expresar significados.

Mi objetivo con este trabajo es

*  Mencionar las ventajas del “E-learning sexual education” comparada con la educación sexual a distancia.

*  Completar el concepto del E-learning para enseñar sexualidad, especialmente como una forma rica en percepciones, si  el sistema instructivo online usa las estrategias correctas.

En los cursos diseñados online es posible usar múltiples estrategias instructivas  pedagógicas, diseñadas y facilitadas por  educadores bien informados  para poder  obtener un  aprendizaje emocional apropiado.

Una efectiva instrucción online para enseñar sexualidad depende de:

*  Calidad de los contenidos. Ellos deberían ser didácticos, estéticos, y funcionales.

*  Correcta elección de los estilos de aprendizajes en orden de proveer experiencias significativas para cada clase de participante.

*  Incluir muchas  herramientas  prácticas atractivas divertidas e interactivas como por ejemplo:  diseños guiados, juegos, role playing, talleres, aprendizaje colaborativo, casos de estudio, discusión en tiempo real o sincrónico by “chat”, o en tiempo no real o asincrónico by “foro” o e-mail.

*  Usar la potencialidad de la tecnología multimedia como: “flash” para animar procesos, “cliparts” o “fotos” para reforzar significados, “ventanas emergentes”, “glosario de palabras”, “audio” y “video” solo o combinado, web links, etc.

Conclusiones:

El ambiente del aprendizaje online permite a los educadores y aprendices, mantener una permanente comunicación e intercambio de información, ideas y también sentimientos y emociones trabajando juntos desde cualquier lugar del mundo en tiempo sincrónico ( o real) o asincrónico ( o deferido).

Hay muchas maneras para lograr “tocar las emociones de una persona”, solamente es necesario usar la creatividad intelectual eligiendo las estrategias correctas adaptadas  a cada demanda de grupo o individual.

Nosotros deberíamos confiar que los humanos también somos capaces  de usar la innovación tecnológica para incrementar el conocimiento como manera de mejorar la calidad de nuestras vidas, y no solo para matar gente en las guerras.