No tan machos.

Gentileza Lic. Alicia Cortajerena.

Artemisa Noticias.

Términos como metro, tecno o vitalsexual se repiten con insistencia en los medios de comunicación, pero nadie sabe verdaderamente lo que significan y si ello representa al modelo de hombre actual. Aquí, una mirada distinta sobre la multiplicación de las masculinidades.

El siglo XXI ha traído cambios reveladores y entre ellos, la forma de ver y actuar del género masculino. Los hombres cada vez más coquetos han llevado a que la cirugía plástica no sea sólo una cuestión de mujeres. El mercado también contribuye con el aumento de productos cosméticos para hombres, que crece a un ritmo superior que el femenino y marcan una tendencia.

"Los términos usados por los medios son básicamente modas, ganas de rotular a las cosas. Mi forma de trabajar la masculinidad se corresponde con las relaciones de género más que con ver si ahora los varones se maquillan o se realizan cirugías plásticas", explica la socióloga Eleonor Faur, que ha realizado estudios sobre masculinidad. Cuenta también que hay transformaciones significativas en la masculinidad, pero no quizá un cambio radical en el concepto de lo masculino: "lo que ha sucedido es una suerte de proliferación de las masculinidades o de la aceptación de diversas formas de vivir y percibir la masculinidad".

Metro

Desde hace unos años ya que los medios hablan de los "metrosexuales", aquellos a quienes les gustan las mujeres, pero eso no los priva de consumir cosméticos, revistas de diseño y ropa de moda. Y esto se relaciona con la apertura del mercado para el mundo de los varones: los nuevos productos para hombres jóvenes, desde sistemas novedosos para teñirse el pelo hasta desodorantes masculinos para todo el cuerpo.

El aumento de las cirugías plásticas en varones también marca tendencia: por cada cinco mujeres se opera un hombre, a pesar de los prejuicios de que las intervenciones quirúrgicas por estética eran exclusivas para las mujeres. La socióloga explica que hay mayores licencias a nivel social para aceptar estas tendencias en varones que quieren operarse: "Ahí juegan varios factores como el rechazo a ver los signos del tiempo en los cuerpos y la idealización de la juventud. Ciertamente, las operaciones parecen estar lentamente permeando también al género masculino".

La operación de nariz, el problema de la adiposidad y la calvicie llevan la delantera. Los hombres, antes de llegar al quirófano dudan más que las mujeres, pero al parecer, el miedo y la vergüenza ya no son un obstáculo socialmente.

Tecno

Un término nuevo es el de "tecnosexual", hombres que viven para la tecnología, para aplicarla y mostrarla en sociedad. Usan internet todos los días, están informados al minuto de los adelantos tecnológicos, y que por eso se convierten en punto de referencia para recomendar productos a familia y amigos.

Estos nuevos hombres aprendieron a combinar la solidez con la sensibilidad. Son  sensibles, solidarios, niegan el modelo patriarcal y machista de generaciones anteriores, están por fuera de los estereotipos que antes se veían como femeninos y aceptan la propia vulnerabilidad. A su vez, consumen considerablemente productos tecnológicos tecnología como símbolo de status.

"Hay en algunos grupos sociales y en ciertos niveles educativos la promoción de algunos aspectos antes priorizados sólo para la mujeres. Los cambios que se van perfilando tienen que ver con algunos rasgos nuevos, que se pueden dar por ejemplo en el vínculo con los hijos -cuenta la socióloga- Además, los hombres vinculan buena parte de las transformaciones a los cambios que también atraviesan las mujeres".

Vita

El "vitasexual" es un término que dio una encuesta  realizada por el Instituto Pisos sobre 8500 varones de entre 18 y 75 años de varios países, que muestra que el italiano se transformó en una persona más atenta a las necesidades y emociones de su pareja. Al parecer, ya quedan pocos estereotipos de "macho italiano" ya no existe.

Este nombre se define, según una nota publicada en el diario La Nación, como un hombre mayor de 40 años activo y que disfruta plenamente de la compañía de su pareja. Por eso, desea también tener una vida sexual plena y hasta está dispuesto a tomar medicación si así lo necesitara.

Estos nuevos inventos para clasificar a los hombres son nuevos estereotipos del siglo XXI. Así, la socióloga aclara que no se puede discutir sobre un cambio como un pasaje de una etapa a otra: "creo que es importante hablar de masculinidades (en plural). Mientras algunos se inclinan por nuevas prácticas, otros reafirman las prácticas e imágenes tradicionales y miran con nostalgia hacia el pasado y con resquemor los signos de transformaciones presentes en estos tiempos".