No es nuestro lugar juzgar, dirigir, ni restringir las distintas preferencias o deseos sexuales del individuo; sino es nuestra intención brindar la amplia información y las posibilidades disponibles, tradicionales y modernas, para educar sobre la salud sexual, la satisfacción, el placer, y la calidad de vida, y dejar que cada uno juzgue por si mismo.