Ejercicios genitales femeninos que facilitan el placer sexual

Dra: Olga Marega.


Para que una mujer tenga una respuesta sexual satisfactoria deben cumplirse una serie de condiciones  favorables a nivel  físico genital  y emocional. Esta ultima condición  está vinculada con  el estado de salud de su propia sexualidad, y con el vinculo de pareja.

Si tenemos en cuenta las condiciones físicas, debemos considerar que para lograr altos niveles de tensión sexual y alcanzar el orgasmo, se deben respetar una serie de etapas fisiológicas que  aporten los  cambios  necesarios en la pelvis femenina  para que se pueda lograr  el efecto deseado, el placer sexual.

Durante la  etapa de excitación se congestionan los músculos que rodean la vagina con aproximadamente 600 a 800 cm cúbicos de sangre, que trasudan a través de la pared vaginal formando la lubricación genital de la mujer.

Durante la etapa de orgasmo estos músculos pletóricos de sangre se contraen a un ritmo de 10 a 15 veces con cada experiencia orgásmica. Algunas mujeres presentan un déficit en la funcionalidad de esta musculatura por diferentes razones: desgarros de las fibras musculares por partos traumáticos o con fetos grandes, atonia muscular por atrofia debido a la falta de estrógenos en mujeres climatéricas, o simplemente por falta ejercitación en anorgasmias prolongadas en el tiempo.

Para poder  fortalecer la musculatura circunvaginal  que es responsable de estos cambios, es necesario realizar un programa de ejercicios vaginales de frecuencia diaria. Estos se pueden hacer en la casa y  requieren de muy poco tiempo. Solo exigen constancia y disciplina.

Al ejercitar  musculatura  vaginal, se logran efectos beneficiosos para la mujer y el varón. La mujer  facilita el orgasmo y aumenta el placer genital durante el mismo.

El varón  aumenta su placer al facilitársele  la caricia de su pene por la contracciones rítmicas vaginales durante la penetración.

También esta practica  protege a la región pélvica contra las disfunciones del piso pélvico que ocurren por atrofias musculares, como incontinencias de orina o infecciones bulbo vaginales.

Algunas variedades de  esta practica también se la llama pompoarismo y esta constituida por los ejercicios de Kegel.

Ejercicios genitales:

_Elige un momento del día donde puedas disponer de un lugar tranquilo para realizar el ejercicio, en soledad durante 30 minutos.

_Adopta una posición sentada o acostada en la que te sientas cómoda, con la pelvis bien apoyada.

 _Cierra tus ojos. Respira inhalando profundamente y exhalando en forma mas rápida. Puedes hacerlo tantas veces sean necesarias  hasta que sientas tu cuerpo relajado y en armonía.

_Continua con los ojos cerrados, focaliza tu atención en la parte mas profunda de tu pelvis, y contrae  tu vagina como si tuvieras que apretar algo dentro de ella para que no se salga, mientras realizas una inspiración profunda.

_Luego relajas mientras exhalas.  Mantén tu propio ritmo repitiendo la contracción  10 veces la primera ves.

_Todos los días puedes aumentar el numero de contracciones, cinco cada ves. No importa tanto la cantidad que hagas cada día, sino la continuidad y la seguridad que lo estas haciendo bien. Puedes poner tus dedos dentro del espacio vaginal la primera ves para constatar que la contracción es efectiva.

No olvides que puedes consultar al profesional medico de la especialidad para evacuar tus dudas y realizar los controles periódicos que te aseguren un buen estado de tu salud sexual.