Divirtiéndote con el sexo  (Parte 1)

Si no te diviertes durante el sexo, ¿por qué practicarlo? Hacer el amor, tener sexo, ser salvaje y aventurero nunca debería ser aburrido o ensombrecido por el miedo. Como adulto, es tu derecho disfrutar de tu sexualidad plenamente de cualquier modo que tú consideres apropiado, ya sea por ti mismo o con otro adulto que lo consienta. Debajo encontrarás útiles tips para ayudarte a darle sabor a tu vida sexual y revivir esas llamas.

Tip 1: La decisión

No importa lo que planees hacer, dónde hacerlo, cómo involucrarte en ello o con quién compartirlo, lo primero que necesitas es tomar una decisión. ¿Planeas ser sexual o no? ¿Aceptas tu naturaleza sensual y sexual o no? Si tu respuesta es no, entonces no necesitas leer más.

Sin embargo, si tu respuesta es un exuberante "sí" o un tímido "quizás en el futuro", entonces tomar estos pasos te ayudará a derivar la mayor satisfacción de tu vida sexual. Si te sientes inseguro o aprehensivo acerca de tener sexo por los riesgos de embarazo o enfermedades de transmisión sexual, no estás solo. Muchos hombres y mujeres se preocupan. No tienes que negarte a los placeres de ser sexual sólo porque quieres asegurarte de estar protegido contra embarazos no deseados y enfermedades de transmisión sexual. Todo lo que necesitas es un poco de planificación, algo de creatividad, un toque de coraje y estás listo para disfrutar el sexo -incluso el sexo seguro-que sea orgásmico, erótico y deliciosamente satisfactorio.

Tip 2: Aprende acerca del sexo

Todo en lo que queremos ser buenos en la vida nos toma un poco de aprendizaje, desde caminar a aprender las tablas de multiplicación o teclear en la computadora. Todo se resume en explorar y ¡descubrir algo nuevo! Con el sexo no es diferente, te llena de un inmenso placer, satisfacción, te produce cosquillas y sonrisas días después, cuando lo recuerdas.

Hay muchos libros grandiosos disponibles para enseñarte acerca de los disfrutes del sexo, desde explicaciones técnicas hasta las conexiones emocionales, despertares espirituales y el mejoramiento de las relaciones.

Sin embargo, leer un libro sobre relaciones no es lo mismo que un libro de instrucciones sobre el sexo que explique los "In" y "Out". Renunciemos por ahora a las más elaboradas posiciones sexuales de los libros, la mayoría de las personas no puede ni siquiera lograr tres de estas posiciones. ¡El sexo es diversión! Si estás frustrado por tratar de conseguir una posición y mantenerla, no te estás divirtiendo y tu deseo terminará apagado.

Aprender sobre sexo incluye conocer acerca de los juguetes para adultos que señalamos y sobre los que hacemos comentarios graciosos con los amigos. Estos te recuerdan que el sexo es divertirse.

Asegúrate de agregar algunos libros sobre los juguetes sexuales de los adultos a tu lista. Los videos son otra herramienta magnífica para usarla en la educación sexual. Hay literalmente miles de videos. Sí, algunos de ellos fueron hechos para la gratificación sexual masculina.

Sin embargo, hay algunos buenos videos realmente educativos en el mercado. Permítete aprender de los videos, mira qué es lo que funciona para ti, mantén los que te gustan y descarta el resto.

Tip 3: La protección

Asegúrense de emplear alguna medida preventiva y utilizar instrumentos de control de natalidad, como la píldora anticonceptiva, diafragmas, el parche o cualquier otro que consideres el mejor para ti.

No es trabajo del hombre hacerse cargo de esto por ti.

Siempre usa condones, especialmente si no estás segura de la historia sexual de la otra persona, o si has superado problemas con la infidelidad. Si el condón no está a la mano, entonces disfruta sexo sin penetración y explora nuevas maneras de ser sensual. Los condones no son un lujo, sino una necesidad.

Mantenlos en todo lugar para un fácil acceso: en tu bolso, en el carro, en la gaveta de la cocina, en tu baño, cerca de la cama, incluso en tu llavero o bolsillo trasero. Llevar algunos condones no te convierte en promiscuo(a), sino en hombre o mujer maduro(a) e inteligente que tiene el control de su propia vida. Existen además, los condones femeninos.